Una nueva investigación predice que las ventas de ordenadores portátiles (no incluye productos 2-en-1) pueden caer hasta un 17,5 por ciento interanual en el cuarto trimestre de 2015. La firma de investigación toma nota de la pésima visión, de los fabricantes que tienen completo su inventario y siguen siendo conservadores sobre la demanda global:

El stock en EE.UU si crecerá ligeramente respecto al tercer trimestre, aunque hay dos empresas que apuestan más por ello, Dell en el ámbito empresarial y Apple que domina el segmento de la gama alta. HP se ha mostrado más conservadora, centrada en su proceso de re-estructuración entre negocios a consumidores y empresas.

Lenovo, por su parte, pretende seguir siendo el mayor proveedor mundial de portátiles y continuará con un abastecimiento alto.