Tencent ya puede vacilar de tener en su poder a Riot Games, creadores de League of Legends, y SuperCell, los de Clash of Clans. La operación con SoftBank Group se ha cerrado en la nada desdeñable cifra de 7.635 millones de euros, una de las más grandes de la historia del videojuego. Una compra billonaria en Estados Unidos que se une al amplio catálogo de empresas del consorcio chino, entre las que se encuentra también Epic Games.

Con el 84,3% de la firma finlandesa, el objetivo de Tencent pasa por hacer fuerte la marca Clash of Clans en el mercado asiático, que multiplicaría por mucho los ya de por sí enormes beneficios que genera el videojuego para teléfonos móviles y tabletas en todo el mundo, un habitual entre los primeros del ranking de iTunes y Android. SuperCell ha confirmado en un comunicado que la empresa seguirá operando de forma independiente, igual que lo hacía con SoftBank, sus anteriores dueños.

Tencent cuenta con una red de usuarios que supera los mil millones de jugadores registrados y más de 300 millones de usuarios únicos. SuperCell también planea sacar partido a las diferentes redes sociales chinas para potenciar, más si cabe, el número de usuario de Clash of Clans y otras producciones como Hay Day o Boom Beach. Los chinos se han quedado con el 72,2% de las acciones que tenía SoftBank hasta la semana pasada y posee más del 84% de la firma.

Se han hecho recientemente con un escueto 5% de Paradox Interactive y presentaron una nueva y peculiar consola hace algo más de un mes en el territorio chino.