Recopilando opiniones a través de nuestras redes sociales y grupos de whatsapp en los que el principal tema de conversación está siendo el jugar o no jugar al Pokémon Go… hemos llegado a la conclusión de que la gente está loca.

Están los locos por cazar pokémons de niveles altos con los que poder presumir ante colegas o, simplemente, sentir esa satisfacción propia de estar consiguiendo algo tan deseado por el resto de jugadores.

Están los locos que, aunque en su infancia-adolescencia tuvieron en su poder las primeras versiones de este juego, opinan que son demasiado mayores para estar «cazando pokémons«.

Están los locos que se enfadan porque los jugadores se dediquen sólo a eso, a jugar.

Están los locos que recriminan que las personas que han decidido jugar lo están haciendo mal.

Están los locos que aunque no tienen el juego en su teléfono, están al tanto utilizando el móvil de algún amigo y pasan el rato de igual manera… «a la caza«.

Están los locos que, aunque juegan a cazar pokémons cada vez que salen a la calle, disimulan haciéndose los interesantes diciendo que ese tipo de cosas «no están hechas para ellos«.

Están los locos que, aún sabiendo que parar en medio de carreteras es peligroso, lo hacen (estos locos nos dan más respeto).

Están los locos que han conseguido, después de habérselo propuesto durante años, salir a andar y así hacer algo de ejercicio.

Están los locos que opinan que caminar mientras se cazan pokémons no es hacer ejercicio porque «te paras cada dos por tres«.

En definitiva, hay muchos tipos de locos… ¿Qué loco eres tú?

Nosotros en sí somo un poco de cada loco mezclado, pero de los responsables, y así es más divertido.