Resumen

 

Antes de comenzar el review, dar las gracias a Corsair por habernos cedido este producto para el análisis.

odisea

Nuevamente Corsair pone en nuestras manos uno de sus últimos lanzamientos al mercado. Hablamos de la caja Full-Tower – Corsair 600C Inverse, una nueva carcasa formato ATX invertido, que nos proporciona un amplio compartimento para  el cableado en su parte posterior, un una visión sencilla, limpia y minimalista a través de su gran ventana lateral, permitiendo a los usuarios hacer volar su imaginación a la hora de diseñar o ubicar el contenido de la caja.

La Corsair 600C Inverse nos proporciona una magnífica y silenciosa ventilación, gracias a sus tres ventiladores de 140 mm (AF140L) que gracias a su ubicación, proporcionan un magnífico flujo de aire en el interior de la caja, refrigerando perfectamente cada uno de los componentes del interior de la misma.

Un gran punto a favor, y algo de lo que somos muy «fans«, es que Corsair haya añadido en la parte superior de la caja un interruptor de tres posiciones que nos permita regular la velocidad de los ventiladores.

La Corsair 600C Inverse ha sido creada para ser utilizada con placas base micro-atx, mini-itx, ATX y EATX.

A continuación pueden ver las características principales de la caja Corsair 600C Inverse:

 

Embalaje

 

La Corsair 600C Inverse viene protegida en una caja de cartón, en la que se puede observar el nombre, características y esquemas de la misma.

 

La caja viene perfectamente envuelta en una tela de color negro, para evitar que entre cualquier tipo de suciedad, además de estar protegida alrededor por poliestireno para evitar que los posibles golpes que soporte la caja de cartón se vean reflejados en el producto.

 

Dentro de la caja nos viene el manual de usuario y en una pequeña caja de cartón encontraremos toda la tornillería necesaria para instalar nuestros componentes dentro de la Corsair 600C Inverse.

Corsair 600C Inverse –  Vista exterior

 

La Corsair 600C Inverse  como podemos apreciar tiene un diseño bastante sencillo, pero con unos acabados y materiales simplemente espectaculares, como era de esperar viniendo de Corsair. Sí destacan sus dimensiones globales, 454 x 260 x 635 mm, y su construcción en acero, donde vemos muy pocos elementos plásticos, y los pocos que encontramos son de muy alta calidad.

 

Como opinábamos arriba, la Corsair 600C Inverse tiene un diseño liso y sólido, y dada su construcción en acero nos encontramos con una caja Full-Tower con un peso de 10 kg.

En la parte inferior podemos ver el logotipo de Corsair y en la parte superior las tapas correspondientes alas dos bahías externas de 5.25».

En la parte trasera podemos ver el hueco superior que habilitaría el uso de fuentes de alimentación ATX. A la izquierda de este hueco vemos una rejilla y justo debajo un ventilador de 140 mm que ayudarían a refrigerar el interior de la caja.

 

En el lateral derecho encontramos una amplia ventana de metacrilato (tipo puerta) con visagras, que nos muestra todo el interior de la caja, pero quedando totalmente ocultos los discos duros, la fuente de alimentación, las unidades ópticas y el cableado, gracias a la cubierta superior del interior de la caja.

En la parte inferior está totalmente construida en acero, al igual que el resto de la Corsair 600C. En esta zona encontramos una amplia rejilla con agujeros de distintas medidas que nos permitirán instalar hasta 3 ventiladores de 120 mm o 2 de 140 mm, o radiadores de hasta 360 mm. Además dispone de un filtro anti-polvo imantado de fácil extracción para facilitar su limpieza. En las cuatro esquinas de la base encontramos 4 robustas patas de plástico, provistas con una goma totalmente anti-deslizante.

 

En la parte superior de la Corsair 600C Inverse encontramos el mismo diseño liso que el resto de la caja. En esta zona tenemos los botones de encendido/reset, los conectores jack de audio y micrófono, un total de cuatro conectores USBdos USB 2.0 y dos USB 3.0, y por último el interruptor de 3 posiciones que nos permitirá regular la velocidad de los 3 ventiladores incluidos en esta caja.

Corsair 600C Inverse –  Vista interior

 

Una vez abierta la gran ventana lateral y retirados los tornillos de la tapa trasera tenemos acceso completo a la Corsair 600C Inverse. Dentro encontramos una estructura en acero de color negro, con múltiples aperturas para pasar todo el cableado. A su vez podemos ver los tres ventiladores de 140 mm (AF140L) incluidos y todo el resto de cableado (usb, hdaudio, etc).

Los AF140L tienen un CFM de 67.8, una velocidad de giro de 1150 RPM y un nivel sonoro de 24 dBA.

Si giramos la caja y ojeamos la parte trasera, nos encontramos con las bahías disponibles, dos de 5.25» y otras dos de 3.5» y tres de 2.5». A algunas personas les puede limitar mucho el hecho de disponer sólo de dos bahías de 3.5», pero si como en nuestro caso,  no vas a usar lector/regrabador de DVD, puedes instalar un tercer disco duro en esa bahía de 5.25» con ayuda de un adaptador de 5.25» a 3.5».

 

Una fuente de alimentación modular ayuda mucho en esta caja, ya que sólo utilizaremos el cableado necesario para dejar nuestro equipo en funcionamiento, sin tener un lío de cables en la parte posterior. Hay que destacar que entre la tapa trasera y las aperturas de los cables hay bastante espacio, y esto facilita en gran medida la administración de todo el cableado (molex, sata, iluminación, etc).

 

Más en detalle podemos observar la alta calidad de las bisagras de la puerta lateral y la cerradura de esta misma. Además vemos el logotipo de Corsair serigrafiado en la cubierta interior que oculta todo el cableado y la fuente de alimentación y el mismo logotipo en color gris en la parte frontal de la Corsair 600C Inverse.

 

El cableado de la caja es el habitual, encontramos los conectores del panel frontal que van a la placa, como son el power/reset, los leds y el audio frontal, además de un conector para los USB 2.0 y otro para los USB 3.0.

Una vez retirada la parte frontal de la Corsair 600C Inverse, tenemos acceso a los dos ventiladores de 140 mm y a otro filtro anti-polvo imantado. En esta zona podemos instalar dos ventiladores de 140 mm o dos de 120 mm, o radiadores de hasta 280 mm.

 

Las bandejas donde instalaremos los discos duros son de fácil extracción, y en caso de las dos bandejas de 3.5» incluye un sistema anti-vibración..

Test de montaje

En este caso hemos instalado el Cryorig R1 Universal y una tarjeta gráfica Gigabyte Radeon R9 270X, la cuál tiene una longitud total de 29.7 cm, para comprobar el espacio que albergaba dentro de la caja y como se puede apreciar en la imagen hay espacio de sobra para instalar un radiador en la parte frontal.

Gracias al diseño de esta caja, todo el cableado queda oculto, dejando a la vista sólo lo visualmente atractivo para cualquier amante/apasionado de la informática.

 

 

El resultado final es simplemente magnífico, con un toque de iluminación muy sencillo damos aún más vida a la Corsair 600C Inverse.

Como conclusión podemos decir que la Corsair 600C Inverse es una caja con un aspecto original y a la vez muy imponente. Ya no sólo destacamos su diseño, si no también las amplias posibilidades de ventilación que esta caja nos permite, siendo compatible con disipadores de hasta 200 mm de altura y con radiadores de 140/280 y 360 mm. Si lo que uno busca es una mezcla entre caja personalizada, una ventilación perfecta, sin duda la Corsair 600C Inverse es una de las mejores opciones del mercado.

La Corsair 600C Inverse la podemos encontrar en el mercado por un precio en torno a los 150€.

Corsair 600C Inverse

9.8

Diseño

9.9/10

Materiales

10.0/10

Refrigeración

10.0/10

Espacio

9.8/10

Precio

9.5/10

A favor

  • Diseño, rendimiento más que sobresaliente
  • Multiples posibilidades de refriferación
  • Compatible con tarjetas gráficas de hasta 370mm y con disipadores de hasta 200mm
  • Compatible con placas base Micro-ATX, E-ATX, ATX, mini-ITX
  • Filtros antipolvo imantados de fácil extracción

En contra

  • Posibilidad de instalar sólo 2 discos duros de 3.5''