De acuerdo con un informe del Team Liquid, unos 11 jugadores profesionales de StarCraft II han sido detenidos en Corea del Sur por acusaciones de apuestas y llevar los resultados de las partidas de forma ilegal. La KeSPA (Asociación Coreana de eSports) también hizo una declaración sobre el caso y hablo sobre Park Wae-Sik, jefe del equipo de Prime, como uno de los criminales.

En una investigación conjunta con la KeSPA y las autoridades de Corea del Sur encontraron que al menos cinco partidas de StarCraft II que se produjeron este año, este equipo perdía a propósito. Uno de los jugadores que participaban en estos delitos es conocido en la comunidad como “Yoda”, el nombre es Choi Byung Hyun, también miembro de Prime.

Además de Park y “Yoda”, otros nueve jugadores deben haber recibido entre 14.000 y 58.000 euros  por jugar de esta manera ilegal.

Como resultado, 11 jugadores fueron retirados de los eSports para siempre.